¿Cómo es la vuelta de la retención a los independiente?

El pasado mes de diciembre, el Gobierno nacional expidió el Decreto 2231, mediante el cual reglamentó los cambios introducidos por la Ley 2277 en materia de retención en la fuente y depuración del impuesto sobre la renta en personas naturales.
 

En varios escritos hemos resaltado el cambio realizado por la mencionada ley al artículo 383 del ET. Este artículo, que contiene la tarifa progresiva y marginal de retenciones en la fuente por rentas de trabajo LABORALES, permitía a las rentas de trabajo que no provienen de una relación laboral la posibilidad de ser “beneficiario” de dicha tabla de retención, con la obligación de manifestar que “no había vinculado o asociado dos o más personas a la actividad”.

La mención anterior se eliminó con la Ley 2277 de 2022, y la redacción del Parágrafo 2° del artículo 383 es la siguiente: “La retención en la fuente establecida en el presente artículo será aplicable a los pagos o abonos en cuenta por concepto de rentas de trabajo que no provengan de una relación laboral o legal y reglamentaria”.

Con esta nueva redacción, es clara la eliminación cualquier obligación del proveedor de hacer mención alguna al agente retenedor; cualquier renta de trabajo, en relación o sin relación laboral, es objeto de la tarifa de retención del artículo 383, incluyendo su Parágrafo 3°.

Pues bien, el reglamentario modificó el numeral 6 del Artículo 1.2.4.1.6 del ET en cuanto a la depuración de la base del cálculo de retención en la fuente. En la nueva redacción, se observa la obligación del proveedor, es decir, del que percibe una renta de trabajo que no proviene de una relación laboral, de manifestar por cualquier medio (factura, cuenta de cobro, email o por el medio que lo disponga el agente retenedor) que NO TOMARÁ COSTOS O DEDUCCIONES ASOCIADOS A DICHA RENTA. De lo anterior es correcto concluir que, el agente retenedor solo podrá depurar esta renta de trabajo con la renta exenta del 25% cuando el proveedor ha manifestado que no utilizará costos en su depuración de dicha renta.

De otro lado, el artículo 11 del mismo reglamentario modificó el párrafo 4° del artículo 1.2.4.1.17 del DUT, cuya redacción actual es la siguiente: “Las personas naturales que perciban rentas de trabajo diferentes a las provenientes de una relación laboral o legal y reglamentaria que no soliciten al agente retenedor la aplicación de costos y deducciones, de conformidad con lo previsto en el numeral 6 del artículo 1.2.4.1.6 de este Decreto, se rigen por lo previsto en el artículo 383 del Estatuto Tributario. En caso contrario, tendrá lugar a aplicar las tarifas de retención en la fuente previstas en los artículos 392 y 401 del Estatuto Tributario según corresponda”.

Observe que este artículo hace referencia al tipo de tarifa de retención en la fuente que se aplicará a la renta de trabajo que no provenga de una relación laboral. Así las cosas, si una persona que percibe esta renta no manifiesta a su agente retenedor la utilización de costos y deducciones, deberá aplicar las tarifas del artículo 383 del ET.

Es fundamental tener claro que son dos cosas distintas: la depuración de la base y la tarifa de retención.

Concretemos lo anterior con los siguientes escenarios:

Primer escenario: El proveedor que percibe una renta de trabajo que no proviene de una relación laboral y manifiesta que se depure su retención con costos.

En este primer escenario, el agente retenedor en la depuración de la base gravable no podrá utilizar la renta exenta del 25%, y la tarifa corresponderá a la de los artículos 392 y 401 del ET.

Segundo escenario: El proveedor que percibe una renta de trabajo que no proviene de una relación laboral y manifiesta que no se utilicen costos en la depuración de su retención.

En este segundo escenario, el agente retenedor deberá depurar la base de la retención con la renta exenta del 25%, y utilizará la tarifa de la tabla del artículo 383 del ET.

Tercer escenario: El proveedor que guarda silencio sobre la depuración de su renta.

El numeral 6 del Artículo 1.2.4.1.6 (mencionado anteriormente) sostiene que para depurar la base con la renta exenta del 25%, es necesario que el proveedor manifieste por escrito y bajo la gravedad de juramento que no tomará costos, de tal forma que, frente al silencio, no es posible hacer uso de la renta exenta del 25% en la depuración de la base de retención en la fuente.

Por su parte, el efecto del silencio en la tarifa de retención en la fuente al no solicitar la aplicación de costos y deducciones será necesario y no opcional; aplicar la tarifa que corresponda del artículo 383 del ET.

@impuestosconbotas

 

Publicaciones Similares

Deja una respuesta